El miedo, la emoción que paraliza a la mujer frente a la violencia

El miedo es la emoción que paraliza a la mayoría de las mujeres en una situación de violencia

Es verdad que tenemos menos fuerza física que los hombres, pero ese no es el motivo por el que nos es tan difícil defendernos

Los hombres y las mujeres respondemos de diferente manera al miedo.

No es un motivo de educación o cultura, si no es una causa biológica.

Las mujeres utilizamos mayoritariamente el hemisferio izquierdo del cerebro  y  los hombres el derecho.

Cada hemisferio tiene unas características de comportamiento diferentes:

Hemisferio izquierdo                                                                Hemisferio derecho

Huida/ parálisis                                                                          Enfrentamiento

Introvertido                                                                                Extrovertido                                                   Comunicación                                                                            Acción 

Cooperación                                                                               Competencia            

Los miedos los creamos o nos los crean, nos los enseñan desde pequeños, son creencias que tenemos y muchas veces no sabemos por qué.

Cuando percibimos un posible peligro se dispara la sensación de miedo y se activa la amígdala que pone al cuerpo en alerta y comienzan una serie de cambios inmediatos en nuestro cuerpo.

Se incrementa el consumo de energía celular, aumenta la presión arterial, los niveles de azúcar en la sangre y la actividad de alerta cerebral.

Se disminuyen o se detienen las funciones no esenciales, se incrementa la frecuencia cardiaca y la sangre fluye a los músculos mayores especialmente a las extremidades inferiores en preparación para la huida; se inicia una cascada hormonal desde el hipotálamo a la hipófisis y las glándulas suprarrenales, incrementando los niveles de adrenalina y cortisol.

Todos estos cambios, todo este estrés que sufrimos cuando sentimos miedo, agota al cuerpo. Una persona que vive situaciones de violencia repetidamente, está en una situación de estrés continua y el cuerpo físico se enferma.

Para no enfermar y/ o recuperar la salud hay que enfrentar el miedo, uno a uno, porque así no reaccionará automáticamente ante esa percepción de peligro y podremos controlar nosotros nuestras acciones.

Aquí os dejo un ejercicio para enfrentar un miedo,  siempre tenemos más de uno, probarlo con todos.

Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: M. Carmen García Torres.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a raiola netwoks que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Scroll al inicio